Los pecados de nuestros padres, de Lawrence Block

Los pecados de nuestros padres es una novela negra del autor americano Lawrence Block. Es la primera de una serie de novelas protagonizadas por el detective neoyorquino Matt Scudder. Hasta la fecha la saga consta de diecisiete libros disponibles en castellano.

Este primer volumen de la serie fue publicado originalmente en 1976. El argumento es sencillo:

Una joven ha sido asesinada en su apartamento. El principal sospechoso, su compañero de piso, se ha suicidado en la cárcel. Para la policía el caso está cerrado. Pero el padre de la víctima recurre al detective Matthew Scudder, un expolicía que ahora es investigador por su cuenta, para reconstruir los últimos años de la vida de la joven y los acontecimientos que llevaron al fatal desenlace.

Los pecados de nuestros padres
Los pecados de nuestros padres

Scudder, detective en Nueva York

En Scudder encontramos la enésima versión el detective clásico de la novela negra americana. Va por libre, habla en primera persona y es parco en palabras. Por compararlo con algunos de mis referentes en el género, Scudder es menos lírico que Phillip Marlowe, y menos divertido que el Spenser de Robert B. Parker. Pero, como ocurre en los ejemplos anteriores, el personaje de Scudder es lo mejor del libro.

Scudder vive en un hotel en Nueva York, es un hombre bastante seco y tajante, algo cínico y pesimista, pero siempre interesante. Se plantea dilemas morales y lo hace sin sentimentalismos. Es crudo y no es demasiado ocurrente, pero hay cierto encanto en su forma de comprender el mundo. Es, en definitiva, un personaje muy bien asentado en la pluma del autor.

Los pecados de nuestros padres, una novela muy breve

Los pecados de nuestros padres tiene solo 185 páginas. Cumple así la máxima que dice que las mejores novelas negras apenas llegan a las 200 páginas. Tiene un estilo pulcro y preciso que evita descripciones innecesarias y subtramas de relleno. Es el tipo de libro que personalmente más que atrae. Va al grano y lo hace sin aspavientos.

Una losa que suele pesar en este tipo de novelas, en las que lo realmente interesante es cómo el detective te cuenta la historia, es que las tramas suelen ser lo de menos. Pero lo cierto es que en Los pecados de nuestros padres sí que hay una trama bien hilada. No hay grandes giros, salvo al final, ni escenas de acción, ni grandes peligros. Pero eso es lo de menos.

los pecados de nuestros padres
Lawrence Block. Fuente: miscolecciones.org

Scudder básicamente habla con gente y va reuniendo pistas y atando cabos. Al mismo tiempo, vamos conociendo aspectos de su vida: por qué dejó la policía, que está divorciado y tiene dos hijos en alguna parte, que bebe más de la cuenta. También conocemos su círculo, más o menos variopinto: un policía en activo que le echa una mano a cambio de mordidas, una prostituta con la que tiene una relación profesional-amistosa y un amigo que regenta un bar de gais.

Con respecto al impredecible giro final lo más provechoso es que nos sirve, una vez más, para conocer al propio Scudder y su moralidad. El detective se plantea complejos dilemas éticos y los resuelve de una manera que podríamos considerar políticamente incorrecta, pero muy íntegra y humana.

Los pecados de nuestros padres y el machismo setentero

Cabe destacar que, al ser una novela publicada en la década de los setenta, el papel de las mujeres está muy condicionado por la época. Así, los roles de los personajes femeninos no pasan de ser el de víctima, prostituta, madre, esposa o ama de llaves. Siempre es educativo ver este tipo de novelas como retrato de la sociedad del momento para darnos cuenta de lo mucho que hemos cambiado.

Laurence Block

Laurence Block (1938-) es un escritor muy prolífico conocido, aparte por la serie dedicada a Scudder, por la saga dedicada al ladrón de modales refinados Bernie Rhodenbarr. Suele destacarse de sus novelas negras que tienen grandes dosis de humor, aunque en el caso de Los pecados de nuestros padres no es una de sus características más relevantes.

Una de sus novelas de la serie Scudder, Caminando entre las tumbas, fue llevada al cine en 2014. La película fue protagonizada por el mismísimo Liam Neeson. No he leído la novela ni visto el filme, pero me cuesta imaginar al Scudder de Los pecados de nuestros padres dando mamporros a diestro y siniestro.

SOBRE MÍ Me llamo P. A. García y soy escritor. Tengo dos novelas publicadas: Un oficio indiscreto es una novela negra en un mundo de ciencia ficción. Porvenir es una aventura espacial futurista con toques apocalípticos. Puedes leer otros relatos míos, gratis, en la red Boukker. Además, participo en un podcast sobre cine e historia, con mucho humor, llamado La Hoguera de los Necios.