De profesión: Detective de ciencia ficción

Quien conozca mi última novela, Un oficio indiscreto, sabrá que el protagonista es un detective de ciencia ficción. Es decir, es un detective que se desenvuelve en un mundo scifi. Se llama Maladanza, vive en un planeta terraformado y su especialidad es encontrar personas desaparecidas…

Pero a lo que iba. Por supuesto, yo no he inventado la figura del detective de ciencia ficción. Se pueden citar muchos ejemplos anteriores. Precisamente, en esta entrada me he propuesto presentaros a algunos de ellos. Los más destacados según mi humilde opinión.

Son detectives (al menos en la práctica, guiño, guiño) del mundo de la literatura y del cine, que es lo que más conozco. Y casi todos tienen una clara inspiración pulp, que es como más me gustan.

No están todos los que son, pero sí son todos los que están.

1 Elijah Baley

Creado por Isaac Asimov, Elijah Lije Baley es un detective y policía de un futuro lejano. Protagoniza las novelas Bóvedas de acero (1953), El sol desnudo (1957) y Los robots del amanecer (1983). Las tres novelas se conocen como la trilogía de Elijah y R. Daneel, o la serie de los Robots. También es nombrado en Robots e Imperio, novela de la Saga de la Fundación. De hecho, Baley es el impulsor de la colonización galáctica por parte de los terrícolas.

detective de ciencia ficción
Elijah Baley – Fuente

Elijah Baley vive en una Nueva York futurista y, por lo tanto, ficticia. En Bóvedas de acero, ambientado en el siglo XXXXVII y en una Tierra súper poblada, Baley recibe el encargo de investigar la muerte un científico, colono en otro planeta. Se le asigna de compañero el robot humanoide R. Daneel.

Los fans de estos libros destacan que la química que hay entre el humano Bailey y el robot Daneel es muy evocadora. También que es muy sugestivo ver cómo R. Daneel va aprendiendo a ser humano.

De primero en la lista porque…

Lo pongo al principio de la lista porque es el primer detective de ciencia ficción que recuerdo haber leído. Pero tengo que confesar que Elijah Bailey es un referente más bien lejano para mí.

Por supuesto, reconozco la importancia de Asimov y su mérito. Es uno de los grandes. Además, me caía bien por su pasión por la divulgación y esas patillacas tan molonas que llevaba.

2 Rick Deckard

Rick Deckard nació en la mente lisérgica de Philip K. Dick. Concretamente, en el relato corto Sueñan los androides con ovejas eléctricas, que más tarde dio origen a la mítica Blade Runner de Ridley Scott. Quien lo hizo de carne y hueso fue el inigualable Harrison Ford.

detective de ciencia ficción
Rick Deckard – Fuente

Aunque eso de si Deckard está hecho de carne o en realidad es un androide no está del todo claro. Depende mucho del montaje de la película. Por cierto, hay varios donde elegir: el domestic cut de 1982; el montaje internacional del mismo año; la versión para TV de 1986; el montaje del director de 1992; y ¿por último? el montaje final de 2007.

En fin, volviendo a Rick Deckard, no podemos negar que su aventura es una novela de misterio al más estilo neo-noir y de ciencia ficción. Deckard es un cazarrecompensas atrapa-androides que antes fue policía. No se puede negar que tiene todos los mimbres del clásico detective pulp. De hecho, todo es muy pulp en la película:

  • La lluvia y la niebla.
  • El ambiente opresivo de la ciudad, los edificios abigarrados y la oscuridad permanente.
  • La gabardina de Harrison Ford.
  • Hasta la voz en off de la película original es puro hard-boiled.
Quizá sea el detective de ciencia ficción más icónico

Lo contemplé morir toda la noche. Fue algo largo y lento y luchó contra ello hasta el final. Jamás se quejó y jamás se dio por vencido. Se tomó todo el tiempo que le quedaba como si amase tanto a la vida… cada segundo… incluyendo al dolor. Y entonces murió.

Por cierto, después de la irregular secuela Blade Runner 2049, Amazon Estudios ha anunciado la puesta en marcha de otra secuela en forma de serie de acción real. La propuesta lleva el título de Blade Runner 2099 y contaría con la participación del mismísimo Ridley Scott.

4 Marîd Audran

Creado por el escritor estadounidense George Alec Effinger, Marîd Audran es un superviviente de los barrios bajos de su ciudad. Involuntariamente se verá envuelto en varios asesinatos y tendrá que llevar la investigación. Al mismo tiempo, tiene sus propios problemas, como seguir con vida. Y es que vive en un mundo desarticulado y futurista muy duro, frío y brutal.

Audran protagoniza una trilogía formada por Cuando falla la gravedad (1987), Un fuego en el sol (1989) y El beso del exilio (1991).

Trilogía de Marîd Audran – Fuente

Effinger nos mete de lleno en un mundo ciberpunk, tan popular en los años 80. Los ingredientes más comunes de este subgénero son:

  • Un futuro caótico con una sociedad a la deriva y desamparada.
  • Implantes informáticos o electrónicos que potencian el cuerpo humano.
  • Buenas dosis de violencia y drogas.
Asesinatos, macarras y estrechos callejones…

Nos encontramos en el Budayén, los bajos fondos de una ciudad de mayoría musulmana. Una serie de misteriosos asesinatos están haciendo temblar la precaria estabilidad del barrio. Prostitutas asesinadas, macarras sospechosos, capos mafiosos que esconden información, espías con implantes de personalidad… Todo eso y más se puede encontrar en los estrechos callejones del Budayén.

Audran es el personaje central en la novela y el narrador. Es de las pocas personas del barrio que no ha querido modificar su cerebro ni introducirse mejoras tecnológicas en el cuerpo. Pero, eso sí, toma drogas de diseño a patadas.

Cuando falla la gravedad es una novela de detectives pero con implantes de tecnología ciberpunk. (Vale, Marîd Audran tampoco es un detective de ciencia ficción, digamos, con licencia. ¡Pero como si lo fuese!).

La novela es directa, seca y entretenida. Tiene las virtudes y carencias típicas de su estilo: el personaje principal (y narrador) es el único dotado de cierta profundidad. El resto son poco más que esbozos.

Que la historia esté situada en una zona islámica le da un toque exótico a la novela.

5 John Murdoch

Dark City es una película scifi-neo-noir muy querida por los fans de la ciencia ficción. Dirigida por Alex Proyas, se estrenó en 1998. El protagonista es John Murdoch, interpretado por el siempre solvente Rufus Sewell. Entre el reparto también se encuentran Kiefer Sutherland, Jennifer Connelly y William Hurt.

Dark City, póster alternativo – Fuente

John Murdoch es un hombre que sufre un raro tipo de amnesia y que, para su desesperación, es acusado de un asesinato. Murdoch tiene que descubrir su verdadera identidad a la par que intenta limpiar su nombre. La policía y un misterioso grupo conocido como «los ocultos» no se lo pondrán fácil.

Sinopsis de Dark City

Aunque en rigor John Murdoch no ejerce (tampoco) de detective como tal, lo incluyo porque ciertos elementos (que ya nos suenan) del género detectivesco y pulp están presentes:

  • Desde la voz en off (aunque forzosa en la primera versión y luego eliminada en la versión de 2008).
  • Pasando por la gabardina que siempre lleva puesta Murdoch (y también los villanos que le persiguen).
  • Hasta el ambiente opresivo, barriobajero y de noche perpetua en el que se desenvuelve nuestro protagonista.
detective de ciencia ficción
Jonh Murdoch, interpretado por el bueno de Rufus Sewel – Fuente
Una película de culto…

Dark City es una película muy cercana visualmente a Blade Runner, y también de culto. Es cine negro mezclado con fantasía futurista oscura, y con una celebrada dirección artística. Se trata de una película más cerebral que de acción, donde se plantean aspectos como la importancia de los recuerdos en el origen de la conciencia y la identidad, la manipulación de la percepción de la realidad o la locura.

Dark City, póster oficial – Fuente

Es innegable, por cierto, que Dark City ejerció cierta influencia en The Matrix, reconocida o no. Debió tener mucho más éxito que su hermana rica. Sin duda, el montaje impuesto por los productores le pasó mucha factura en el momento de su estreno.

Por cierto, se habla de una posible serie inspirada en la película. Interesante.

6 Takeshi Kovacs

Creado por Richard Morgan en la novela ciberpunk Carbón alterado. Takeshi Kovacs es un militar-mercenario entrenado para adecuarse rápidamente a nuevos cuerpos y entornos.

Kovacs es también muy pulp. Es un tipo duro, bebedor, fumador y con aires detectivescos. Un antihéroe hastiado de todo y lacónico, aunque la novela se sostiene mucho en los diálogos.

La novela también se conoce como Carbono modificadoFuente

La trama gira en torno a la investigación del supuesto suicidio de cierto empresario multimillonario. Kovacs tendrá que lidiar con una mujer fatal, drogas, prostitución, conspiración. Por cierto, la muerte ocurre en Bay City (San Francisco), el mismo lugar donde el gran Phillip Marlowe desarrolla gran parte de su actividad.

El mundo de la novela es futurista, distópico y ciberpunk. Estamos en el siglo XXV y la digitalización de la conciencia humana es una realidad que ha hecho a los seres humanos casi inmortales. Las conciencias se almacenan en pilas. Una pila funciona como una copia de seguridad de la conciencia que se puede cambiar de un cuerpo a otro.

Sin licencia, pero igualmente detective de ciencia ficción…

Estamos ante una novela policíaca. Y aunque no tenga licencia (como casi ninguno de la lista, guiño, guiño), Takeshi Kovcas actúa como un detective de ciencia ficción.

Por cierto hay un fragmento de la novela ambientado ni más ni menos que en Valle de los Caídos. Y uno de los secundarios es una especie de reencarnación del mismísimo Edgar Allan Poe.

El balance entre los elementos del género negro y de la ciencia ficción oscila entre lo original y lo obvio. Por ello, la novela se tambalea, en mi opinión, en una cuerda floja que va desde el entretenimiento hasta el ya visto.

En 2018 llegó a Netflix una adaptación en forma de serie.

detective de ciencia ficción
Joel Kinnaman como Takeshi Kovacs – Fuente

7 Lemmy Caution

Creado por el novelista británico Peter Cheyney y un referente de la literatura pulp. Lemmy Caution primero fue agente del FBI y después detective privado (este sí que es un detective de ciencia ficción con licencia, guiño, guiño). También es violento y mujeriego.

Después de 7 apariciones cinematográficas que nada tienen que ver con la ciencia ficción, en su octava película, Lemmy contra Alphaville (1965), el director Jean-Luc Godard transporta a este icono del cine negro a un thriller de ciencia ficción en el que algunos ven un precedente de Blade Runner.

La película también se conoce como Alphaville a secas – Fuente

El bueno de Lemmy se enfrenta, en la ciudad futurista de Alphaville, a un siniestro científico. Este ha creado un ordenador, el Alpha 60, que gobierna a los habitantes de forma dictatorial. A destacar la ciudad, situada en otro planeta, envuelta en un ambiente futurista neo-industrial muy convincente, logrado con pocas herramientas.

Un noir-scifi-fantasy, digamos, en el que no faltan los típicos monólogos detectivescos y referencias a 1984 de George Orwell.

SOBRE MÍ Me llamo P. A. García y soy escritor. Tengo dos libros publicados: Un oficio indiscreto es una novela negra en un mundo de ciencia ficción. Porvenir es una aventura espacial futurista con toques apocalípticos. Puedes leer otros relatos míos, gratis, pinchando aquí. Además, participo en un podcast sobre cine e historia, con mucho humor, llamado La Hoguera de los Necios.